Recomendaciones

Para obtener un producto de la mayor calidad es indispensable tener en cuenta todas las fases que transcurren desde su elaboración y conservación hasta su consumo por el cliente.
En estas líneas te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a conseguir que el producto esté siempre en sus óptimas condiciones.
Además tienes a tu disposición a nuestro equipo de asistencia técnica y demostración.

ALMACENAMIENTODESCONGELACIÓNFERMENTACIÓNCOCCIÓNACABADOPRESENTACIÓN
• Conservar el producto a temperatura estable de -18 ºC en cámaras de congelación.
• Proteger el producto con sus bolsas de plástico debidamente cerradas.
• Mantener el orden en la cámara es fundamental para:
– Controlar el stock y así evitar quedarse sin existencias.
– Hacer una correcta rotación del producto, seleccionando primero los productos almacenados durante más tiempo y respetando las fechas de consumo preferente.
• Descongelar el producto colocándolo en bandejas.
• Realizar la descongelación a temperatura ambiente, en lugares cerrados y sin corrientes de aire para que no se reseque el producto.
• Respetar los tiempos de descongelación que se indican para cada producto.
• Una vez descongelado no volver a congelar.
El proceso de fermentación es importante para obtener un correcto desarrollo y volumen de masa, así como los sabores y aromas óptimos.
Parámetros para una correcta fermentación:
• Humedad entre el 75% y el 80%. Ayuda a conseguir un tamaño adecuado y un aspecto uniforme y con brillo.
• Temperatura recomendada entre +28º / 30ºC. Mayores temperaturas pueden provocar debilitamiento de la masa.
• Respetar el tiempo de fermentación indicado para cada producto.
Para una cocción óptima de los productos es recomendable utilizar:
• Pan: bandejas perforadas
• Bollería: bandejas lisas o, en su defecto, colocar papel de horno sobre la bandeja perforada.
La temperatura de cocción que indicamos es para hornos de convección (aire caliente). Para hornos de placa (refractarios) la temperatura debe aumentar en 20º/ 30 ºC.
Los tiempos de cocción indicados son orientativos, pudiendo ser modificados según las preferencias de cada profesional.
Una vez acabada la cocción, es muy importante no dejar el producto dentro del horno, sacar inmediatamente y dejar enfriar en las mismas bandejas sin colocar ninguna pieza encima de otra.
Es el momento de que cada profesional aporte su toque personal en el acabado de los productos.
• La decoración de los productos es un factor clave que beneficia la compra en el punto de venta.
• Otorga al producto de mayor atractivo, fomentando la compra por impulso.
• Favorece la identificación de los productos dulces o salados.
• Dota de mayor personalidad al punto de venta.

RECOMENDACIONES DE DECORACIÓN
Recuerda que puedes solicitar la ayuda de nuestro técnico demostrador.
Sus consejos y sugerencias en la decoración de los productos te ayudarán a conseguir un acabado atractivo y original para sorprender a tus clientes.
Productos de decoración recomendados:
Huevo (huevina): muchos productos se pintan con huevo antes de hornear con el fin de que tomen un atractivo color dorado en la
cocción.
Gelatina o almíbar: después de hornear, se aplica para proporcionar
al producto un aspecto más brillante y apetecible. Además, ayuda a que los toppings queden fijados a la pieza.
Toppings dulces: fideos de chocolate negro o blanco, azúcar glacé,
coco rallado, cobertura de chocolate, fruta confitada, crocanti, etc.
Toppings salados: Almendras, piñones, orégano, sésamo, queso rallado, champiñón en láminas, semilla de amapola, copos de avena,
etc.

La imagen del establecimiento y la exposición de los productos son factores clave para el consumidor. A continuación te detallamos algunos de los aspectos más relevantes que todo profesional ha de tener en cuenta:
• Limpieza e higiene de los muebles expositores, vitrinas, bandejas, personal, etc.
• Una correcta organización de los productos. Te proponemos una exposición por categorías de producto:
– Panes blancos / Panes Artesanos / Panes Integrales / Panes
Especiales.
– Bollería Dulce / Bollería Salada
• Exposición del producto en las estanterías o vitrinas con suficientes unidades para evitar sensación de escasez o abandono.
• Carteles o etiquetas con el nombre de cada producto de manera que sean fáciles de identificar.
• Información en el punto de venta: cartelería con fotos de los productos, novedades, etc.